Visitantes recientes

jueves, 18 de agosto de 2011

Concursos literarios. Laura López Alfranca

Todos soñamos con ser J.K. Rowling… No sólo en el sentido del dinero, la fama y el castillo escoces (o unas buenas adaptaciones), sino más bien, porque todos queremos llegar a cualquier librería, darnos a conocer a lo grande y que todos deseen leer nuestros libros. No hay camino rápido para esto, lo sabemos… salvo lo que, sin ser realmente rápido, no podemos evitar seguir de cuando en cuando: los concursos literarios.

Reconocedlo: todos los que habéis participado sentís esos nervios, esa ansia… porque no es sólo un contrato editorial: es un contrato editorial con un adelanto monetario que no nos darían de otra forma, acaparar la atención de los medios de comunicación y la gente y, de paso, reconocerte que, las editoriales que pasaron de leerte en un primer momento, estaban más que equivocadas. Pero, ¿nos podemos presentar a un concurso literario así como así? Aquí tenéis unos rápidos consejos para poder lanzarte a participar en cualquier concurso literario:

1º) Tras leer las bases atentamente (unas dos o tres veces), si tienes dudas, manda mail a la persona encargada… si ves que no te responde a los tres o cuatro días, no lo dudes, llama a la editorial y pregunta. Hay bases que, aunque no lo parezcan, son muy confusas o dejan lugar a ambigüedades y rendijas que, si bien puedes aprovechar (ei, culpa suya por no hacer mejor las bases), pueden darse cuenta, pasar de tu historia y tú te quedas con palmo y medio, y menos dinero en el bolsillo.

2º) Si eres escritor de: fantasía, juvenil, romance… es decir, los mal considerados géneros menores, ten cuidado. Aunque un concurso se considere de temática libre, es muy probable que fallen a favor de una novela histórica y/o costumbrista, es decir, algo susceptible de convertirse rápidamente en un best seller. Lo que nos lleva al siguiente punto:

3º) Mira a los anteriores ganadores: si han publicado antes, de qué iba su novela, cómo les fue…, cualquier dato de esta clase es fácil de encontrar y, a nosotros, nos dará pruebas fehacientes de que tenemos posibilidades… a menos que…

4º) Mira opiniones sobre los concursos. Sí, encontrarás a muchas personas que, llevadas por la envidia, dirán de todo… ahora bien, hay muchas otras que, para evitar los mismos problemas que han tenido, comentan y aportan pruebas para demostrar que tienen razón. Creedme, ¿sabéis lo que oís de los concursos amañados, los concursos de exhibición de los escritores y demás? Todo cierto, a poco que rebusques, encuentras muuuucha mierda.

5º) Si ves que en algún concurso te pasas o te quedas corto, juega con (si en las bases no dice lo contrario):

a) Los márgenes: no lo dudes, un poco más a la derecha o a la izquierda puede ayudarte a entrar en un concurso.
b) La letra: mi consejo es que NUNCA te vayas a otra que no sea times new roman, Arial o Verdana. Son sosas, a veces feas, pero son las más cómodas para la vista (lo cual anima al juez a leerte); ten cuidado, un mismo punto (12, 13…) no implica un mismo tamaño de letra (la Times y la Arial tienen de diferencia dos puntos, es decir, una Arial 10 equivale a una Times 12). Cambiar la letra a una legible y jugar con el tamaño por encima o por debajo (mínimo 10,5 y máximo 13,5 para Times… incluso son muy exagerados, así que tened cuidado).
c) Las palabras: si necesitas acortar, ve leyendo y corta lo que veas innecesario, aunque no lo creas, siempre puedes podar… y lo mismo para el sentido inverso.

Eso es todo por ahora, continuaremos con más posts de «Rupert, necesito consejo.»