Visitantes recientes

martes, 19 de julio de 2011

La propuesta editorial

La mayoría de agencias literarias, y nosotros no vamos a ser la excepción, solicitan al autor que desea ser representado una propuesta editorial para su novela. Generalmente, el agente representa al autor, independientemente de lo que este último escriba, sea novela, poesía, ensayo, etc. Aunque cada editorial tiene sus propios criterios para publicar tal o cual obra, el agente acostumbra a aceptar cualquier tipo de obra y cualquier género de novela, siempre y cuando prime la calidad narrativa del texto y la profesionalidad del autor (y creedme, a veces, demasiadas incluso, no van de la mano estos dos conceptos).

¿Qué debe contener una propuesta editorial?

En primer lugar, para nosotros, lo más importante es el autor, quién es, de dónde viene, y hasta dónde quiere llegar como profesional. Por eso exigimos un curriculum vitae (hoja de vida) actualizado, poniendo especial énfasis en su formación académica (humanística) y en su experiencia como escritor. Por supuesto aceptamos a escritores noveles siempre que reúnan las características adecuadas. En segundo lugar tomamos en cuenta la obra que nos quiere «vender». Para que su propuesta resulte atractiva, ha de exponer con claridad el género y la temática de su obra, cuántas páginas tiene, a qué público potencial va dirigida y, esto es opcional, si tiene prevista su comercialización en otros países (traducción a otros idiomas). Requerimos asimismo una sinopsis o resumen de un máximo de 1.000 palabras (2 páginas), los dos primeros capítulos o las veinte primeras páginas. Opcionalmente, el autor puede escoger qué capítulos quiere mandarnos para captar y favorecer nuestra atención. También requerimos una exposición de motivos por los cuales nuestro autor es escritor y no cualquier otra cosa. O lo que es lo mismo: no aceptamos a «negros» en nuestra agencia. Y en igualdad de condiciones, favoreceremos a aquellos autores con una formación académica específica. Actualmente hay estudios específicos en literatura y creación literaria, de modo que nuestra agencia promoverá a estos profesionales por encima de ingenieros, abogados, médicos, etc. Una vez el autor nos ha hecho llegar su propuesta (vía correo electrónico), el tiempo estimado de valoración de la misma será de 30 días, dependiendo del volumen de trabajo de la agencia. Tanto si la propuesta es aceptada como si finalmente se rechaza, nos comunicaremos con el autor para hacérselo saber.

Últimamente la literatura resulta un negocio tan rentable que algunos han olvidado su propósito fundamental: instruir y enseñar. No es un videojuego ni una película; es arte, sí, pero además tiene una finalidad didáctica que muchos pasan por alto. Así, en los últimos tiempos vemos novelas escritas por “cualquier aficionado” cuya calidad deja mucho que desear. Y esto nos lleva a lo siguiente: No aceptaremos ningún documento mal redactado. Talento y formación técnica forman un tándem imprescindible; sin lo uno no puede sobrevivir lo otro. Y sobre todo: no se puede empezar la casa por el tejado. Hay unas normas básicas que todos hemos aprendido en la escuela… a partir de ahí todo es posible, pero SÓLO a partir del cumplimiento de esas normas. No podemos pasárnoslas por el forro y supeditarlas a nuestro talento. Quien algo quiere, algo le cuesta.

jueves, 7 de julio de 2011

El mundo de Sofía. Jostein Gaarder por Susana E.M.

El mundo de Sofía.

Jostein Gaarder

Editorial: Siruela

Año publicación: 1991

Temas: Literatura: Narrativa


La obra comienza presentando a la protagonista, una joven normal que va al Instituto y se llama Sofía Amudsen. Todo comienza cuando recibe una carta cuyo mensaje es una breve pregunta: "¿Quién eres?". A partir de ahí, a Sofía se le abrirán las puertas de lo que es el interés por los misterios del universo, o dicho de otra manera, la Filosofía, e irá aprendiendo más y más sobre este tema de la mano de un enigmático filósofo. Sofía comenzará a recibir correo dirigido a otra persona, una tal Hilde Moller que curiosamente es una joven como ella, de su misma edad. El curso de Filosofía empieza con un ejemplo: todo es un misterio para nosotros que a la vez somos parte del enigma como si fuéramos un bicho que vive en la piel del conejo blanco que saca el prestidigitador del sombrero en medio de un circo, y el filósofo es el que intenta encaramarse en el pelo donde le ha tocado vivir para intentar ver. Después, el curso de Filosofía comienza por donde empezaron los filósofos griegos 600 años antes de Cristo, por la discusión de los mitos y la búsqueda de las leyes de la Naturaleza?. Los filósofos se fiaron de la razón y expusieron sus ideas: los presocráticos sobre la naturaleza, Platón sobre las ideas eternas y sobre el Estado, Aristóteles sobre las distintas ciencias, la lógica, la ética, etc. En la etapa siguiente, que abarca desde el s. IV a.C. hasta el principio de la Edad Media, es muy interesante la postura de los cínicos, la verdadera felicidad es? ¡que no me tapes el sol!?, y los estoicos como Séneca. La acción de la novela sigue avanzando con el misterio que para Sofía supone el personaje del filósofo anónimo, y para descubrirlo sale de acampada con su amiga Jorunn y entran en una cabaña donde ven un espejo y postales dirigidas a Hilde. El siguiente paso en el curso de Filosofía es el cristianismo, que influyó en toda la Edad Media y ha contribuido de forma esencial a que seamos como somos. De ahí la cita de Goethe: ¿el que no sabe llevar su contabilidad por espacio de tres mil años se queda como un ignorante? En este momento la persona que le escribe sobre Filosofía se entrevista con ella, es Alberto Knag, y a partir de aquí los dos dialogan. Hablan de la Edad Media, San Agustín, Tomás de Aquino, etc. que fueron los filósofos de la iglesia. ¡También hubo una filósofa, Hildegarda de Eibingen! En el Renacimiento, la ciencia se enfrentó con la iglesia: Giorcheno Bruno, Galileo, Copérnico? Igual, por ejemplo, que luego Newton o Darwin.Descartes en el s. XVII volvió a empezar la Filosofía por su cuenta. En el s. XVIII lo que predominó fue el conocimiento adquirido a través de las experiencias: ¿adquirimos nuestras experiencias mediante los sentidos?, y ésa es la fuente del conocimiento humano (Locke, Hume).

miércoles, 6 de julio de 2011

Love is in the air (Los retos literarios) de Laura López Alfranca

Tengo que reconocerlo: denme el romance o muy bien llevado o dosificado, que si no, me empalaga. Lo sé, seguramente algunos sepan que colaboro con relatos en la revista romántica’s… me gusta escribir romance en pequeñas dosis, hasta ahora.



Nunca me había planteado escribir un libro enteramente romántico. Es más, mi primer intento fue con uno juvenil de ciencia ficción, al que le acabé metiendo más trama política y escenas de acción que de los protagonistas mirándose a los ojos y suspirando por el otro (también es cierto, que la pareja es rara). Lo volví a intentar y me volvió a salir un romance extraño, pero lo que vengo a decir: corrí un riesgo y… digamos que algo salió :P.



Muchos autores tienden a quedarse en una parcela en la que se sienten muy cómodos. No es malo, me parece completamente legítimo escribir sobre lo que te dé la gana y cómo te dé la gana. Ahora bien, yo a los libros (películas, series, dibujos, arte en general…) que escribe un autor que nada tiene que ver con lo que escribe (mujer hetero sobre homosexualidad, hombre sobre el maltrato a la mujer…) y le sale un resultado decente, para mí tiene mucho más valor que los escritores aparcelados. No sé cuántos de por aquí han intentado salirse de lo fácil o si han practicado para ello. Ey, yo reconozco que, como el sexo me daba reparos escribirlo, practiqué escribiendo ffs sin trama :P), pero creo que, algunos escritores al arriesgarse, merecen mucho reconocimiento. Obviamente, luego nos encontramos con que los mismos se estancan en lo que se consideraba arriesgado, alegando cualquier motivo… pues lo mismo que antes: si tú estás a gusto, bien por ti.



Creo que, gracias a esta gente que se arriesga (y le sale bien), es cuando el arte evoluciona, por lo que propongo no solo un elogio a estas personas, si no preguntaros, cuál ha sido vuestro mayor reto literario, si lo habéis superado o estáis intentándolo de alguna forma.